Follow by Email

miércoles, 8 de junio de 2016

CAJAR LA VEGA Y EL TORREÓN DEL LUNES

CÁJAR


LA VEGA Y EL TORREÓN DEL LUNES
 

Cájar tiene un pasado importante que se remonta al período argárico, por este lugar han pasado otras culturas despùés de los íberos, como romanos, visigodos, musulmanes y que, además de su esplendorosa Vega, sus acequias, debieron dejar otros vestigios arqueológico o arquitectónico. 

Seguro que todos estos vestigios tienen que estar puesto en valor y debe ser uno de los atractivos para visitar y pasear por sus calles y por su entorno paisajístico.

Y no podía haber otro momento más ideal, para conocer este municipio que acompañar a los amigos Somos Vega. Somos Tierra que organizaban un recorrido por la acequia Jacín y la Vega de Cájar.



Lo primero que hice antes de ir al paseo fue informarme para ver si Cájar contaba con algún Bien de Interés Cultural. Consulté en Geogle, que lo sabe todo, y mi sorpresa fue que los primeros y casi únicos enlaces que me salieron fue: “comprar casa y pisos baratos”, “comprar chalets”, “urbanizaciones de tal o cual”, ¿eso es lo que hay?, no es posible, seguro que la realidad es diferente. Miraré en la página del Ayuntamiento y en el catálogo del patrimonio andaluz, pues no, a pesar de lo dilatado que ha sido la ocupación de este territorio en el tiempo, no hay ningún vestigio que merezca tal protección, o quizás sí.

Investigando algo más y cogiendo de aquí y de allí, me encontré con la historia del Torreón del Lunes y con la la modificación del PGOU de Cájar.



En el pago del lunes, justo por donde pasa la acequia de Jacín, existe restos de una construcción antiquísima. Potentes muros de un tapial de calicanto con forma rectangular, que se conoce por los naturales como el Torreón del Lunes. Si los restos son de una antigua Torre de Alquería, pues ya está, protegida por la Ley de Castillos y las Leyes de Patrimonio que declara Bien de Interés Cultural a todos los vestigios defensivos. 


Qué suerte para el municipio poder contar con un BIC, pero hete aquí, que este municipio que ya tiene urbanizado las 2/3 parte de su territorio, mayormente Vega, convertido en una municipio dormitorio, en vez de potenciar la Vega y este torreón como reclamo turístico y generador de riqueza, no se plantea otra cosa, que modificar su Plan Urbanístico, para declarar urbanizable y avanzar implacablemente contra lo poco que queda de Vega y dejar este torreón en una rotonda o algo así.


Los mismos que han modificado el PGOU de Cájar se oponían anteriormente como oposición, pero ahora como gobiernan se lanzan a ello. Pero tienen un problema para sus planes edificatorios…, el dichoso Torreón del Lunes, que está protegido como BIC de facto y que cuenta con un entorno de protección en zona rural de hasta 200 metros. Con la bella y magnífica Vega no hay problema, como no está protegida, se puede urbanizar.


Y claro, encargan un estudio arqueológico, no para demostrar la importancia del vestigio, sino para todo lo contrario, para demostrar que no es un Torreón y que el entorno no está protegido. Del estudio arqueológico se deduce provisionalmente, que este imponente vestigio puede no ser un torreón. 

Salvados, pensaría el equipo de gobierno, se puede urbanizar. Pero como lo que mal empieza mal acaba, el informe arqueológico dice que se trata de un vestigio de singular importancia, son restos de un Molino nazarí, único ejemplar de esta época conocido en la Vega. Algo bueno y algo malo, el Torreón estaba protegido de facto, pero este patrimonio hidráulico no está protegido hasta que no se declare.

Sin duda el Ayuntamiento se dará prisas por solicitar su declaración o quizás lo deje para otra ocasión, cuando la revisión del Plan Urbanístico esté avanzado y las máquinas y las piquetas hayan dejado su terrible legado.


¡¡Todo sea por los empleos, diría el inmortal Ganivet, que serían capaces de cargarse la misma Catedral!!.

Mucho nos tememos que al final será la solicitud de los ciudadanos la que llegará Cultura, Veremos lo que hace y dice Cultura y su celo por proteger este vestigio y su entorno, incluida la acequia Jacín que pasa por su interior. Queremos pensar que Cultura actuará con celeridad para evitarlo.

No se entiende que con lo que ha caído y con las convulsiones socialesque estamos viviendo, se siga apostando por el ladrillo en vez de desarrollar y realzar el legado natural y patrimonial como forma de un desarrollo sostenible y perdurable en el tiempo. Seguimos con un modelo que es pan para hoy y hambre para mañana a costa de expoliar un legado cultural, patrimonial y paisajístico.

¿Si se estaba en contra de la revisión del plan urbanístico, cuando se estaba en la oposición, como es que lo primero que se hace es aprobar la revisión nada más llegar al gobierno?, sin hacer antes un gran debate social y participativo entre la sociedad y no sólo de Cájar, sino del conjunto de la sociedad, por que la Vega es un legado que nos pertence a todos, a los presentes y a los venideros, eso taqmbién es aplicable al resto de los municipios que tienen Vega. 

Sin embargo cuando al equio de gobierno que se ha hecho sin participación social, el equipo redactor se limitan a decir que para eso están las alegaciones. Suena antiguo y desfasado, ninguna asociación o particular recuerda que algunas de las alegaciones que ha presentado hayan sido tenido en cuenta o incluso contestadas, es una forma de legitimizar un proceder caduco y prepotente.

En ese mismo pleno del Ayuntamiento los concejales aprueban por unanimidad las mociones presentadas de apoyo a la "Declaración Institucional del Ayuntamiento de Cájar al Pacto Local por la Vega de Granada" y otra de "Adhesión al proyecto recuperemos el Abrazo con la Vega".mo se come esto.

 
Si no protegemos la Vega en su totalidad como Bien de Interés Cultural con la tipología de Zona Patrimonial.

La Vega se convertirá en un Parque Urbanístico y automolístico



Y empesamos nuestro recorrido por la Acequia Jacín y la Vega de Cájar. En el punto de encuentro, en la plaza del Retiro, José Castillo, catedrático acreditado de la UGR, nos saluda y nos informa que nos acompañará durante el recorrido. El paseo se pone en marcha.


Por la antigua cañada de las Cabras, hoy asfaltada, llegamos hasta el partidor de la acequia de Estrella, que sangra el Monachil por su margen derecho, a su lado un molino derruido y un operario matando las pocas hierbas con un fuerte herbicida, “que ejemplo”



Continuamos el recorrido buscando la presa y la acequia Jacín, que sangra el Monachil por su margen izquierdo. Seguimos una estrecha vereda por donde su puede acceder hasta la presa rudimetaria que desvía el agua hasta la acequia, por cierto el lugar estaba bastante sucio y lleno de botes de plástico. 



Sorteando carreteras, adefesios urbanísticos y vallados vamos localizando puntos de la acequia.



Hasta que por fin llegamos a la Vega que quieren urbanizar.

 
Al llegar al Torreón del Lunes, nos paramos un rato y nos enteramos por el catedrático de los pormenores de la excavación arqueológica realizada en este lugar.


Continuando nuestro recorrido entre molinos históricos abandonados, huertas y cortijos, con la majestuosa Alhambra en el horizonte, disfrutando de este simpar paisaje agrario y medioambiental que paradójicamente no está protegido.



Desde Oppidum Eleberis, como ya se hizo en el paseo, solicitamos al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cájar que se retire la revisión del PGOU, aprobada el pasado enero, que recalifica una importante zona de la Vega de Cájar. Que se busquen formas y modos de potenciar otro desarrollo que no sea el ladrillo, recuperando y protegiendo el Torreón del Lunes, molinos históricos, acequias, los caminos tradicionales, potenciando el patrimonio agrario y medio ambiental, de la Vega y que no se destruya todo este patrimonio para conertirlo en urbanizaciones y carreteras. 

Un pueblo que borra su pasado, desaparece del mapa y no van ni las moscas. Y si no saben o no tienen ideas, los que deben saber, que dejen a otros que si amen y quieran su pasado y su Vega.

 

Apoyemos la protección de la Vega como Bien de Interés Cultural con la tipología de Zona Patrimonial o poco a poco será troceada y devorada por las carreteras y por las urbanizaciones perdiendo un paisaje singular histórico y único que se ha ido conformando por la interacción de nuestros antepasados a través de miles de años.


Narciso Ruiz Crespo, miembro de la Asociación Oppidum Eleberis Granada. Patrimonio Histórico, Cultural y Natural

No hay comentarios:

Publicar un comentario